Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2012

El mercado nuevo

Lo que me motiva verdaderamente de buscar un trabajo o un negocio en éste pais en hacer algo que realmente le dé sentido a estar en el otro lado del mundo y que tenga que ver muy directamente con el lugar dónde estoy y que me dé la oportunidad de conocer el país profundamente. Yo creo que, poco a poco lo estoy consiguiendo, pescaderia en boca chica, trabajar con los haitianos en la zona caliente de la frontera, y ahora, trabajar en el mercado de
abastos mas grande de la capital. De momento, y aprovechando la experiencia que tuve de "hacer las compras" de frutas, vegetales y verduras para el centro comercial en el que trabajaba, y hasta que no salga un proyecto mejor, me dedico a abastecer a un supermercado que, en su dia era proveedor mío de pescados, ya que con el gerente tengo muy buena relación. Ellos me hacen el pedido un par de dias a la semana, yo voy al mercado, compro y se lo llevo al cliente metiendole mi porcentaje de beneficio en mi coche o en una camioneta que me deja un amigo, según como sea de grande el pedido. Es decir, que por trabajar 2 mañanas , 3 o 4 horas cada una de ellas, me deja un beneficio que equivale casi a lo que cobra casi todo el mundo por trabajar toda la semana y todos los dias. Asi que, para empezar no esta mal. El mercado nuevo, que es como se llama el lugar y, que paradójicamente, es bastante viejo y anticuado, tiene mas de 40 años y está preparado para tener unos 600 comerciantes pero en verdad tiene el doble, es todo un mundo a conocer por dentro y, del que viven muchas gentes.
La vida en el mercado comienza a las 4 de la mañana, que es cuando empiezan a llegar los camiones de todos los pueblos y lugares de la isla con las diferentes mercancias, platanos, sacos de pepinos, vegetales, mangos, etc...... Se colocan en sus lugares correspondientes en la zona, previo pago una pequeña cantidad al ayuntamiento y empiezan a negociar con los comerciantes de los puestos del mercado, pero lo curioso es que, conviven los comerciantes de los camiones con los de los puestecitos tranquilamente, sabiendo todos los que vamos a comprar que, el camión, me vende a mí como a los puestecitos que luego me van a vender a mí como cliente final. Ejemplo mas concreto de lo que os cuento, yo le puedo comprar los plátanos a un camión a un precio x la unidad, y otro comerciante situado literalmente al lado, con 300 o 400 platanos en el suelo y que le ha comprado la mercancía al camión, lo vende 1 o 2 pesos más caro, y lo mejor de todo, que venden los 2 comerciantes. Pero ésto puede ocurrir varias veces con el mismo género y en la misma mañana, ya que todo se compra y se vende y revende. Yo me ayudo para hacer mi trabajo en el mercado de un triciculero, que son personas que se dedican a transportar las mercancías del que
compra por las callejuelas del mercado hata salir a los lugares donde aparcamos los coches. Es como si te llevaras el carro de la compra, pero a lo bestia. Yo trabajo casi siempre con el mismo triciculero, y hemos echo un gran equipo los 2, yo voy metiendome por callecitas, buscando mis comerciantes de confianza, negociando y comprando los productos y él se va moviendo con su triciclo por el mercado y recogiendo mis compras. Otras gentes que viven del mercado son los denominados "burros", personas que cargan los sacos o cajas grandes de productos diferentes y te lo transportan hasta donde tu les digas, a cambio de muy poco dinero. La verdad es que, como muchos que me conocéis os podéis imagiar, me encanta ir allí y negociar el precio con los marchantes cada dia del género que me toca comprar, ya que con los productos que trabajo, oscila mucho el precio.

viernes, 24 de agosto de 2012

Seguir el futbol fuera de España

Me estoy convirtiendo en un experto en buscarme la vida para poder seguir una de mis pasiones, el fútbol, y en concreto para poder ver los partidos de la selección y del barça fuera de mi casa y de mi país, y con los problemas de horarios o costumbres del lugar donde estoy.
Me pasó con el mundial de Suráfrica 2010, que estábamos visitando China, y fue toda una experiencia ver los partidos de Sivaya (españa en chino) con ellos, y en diferentes lugares del pais y con inconvenientes importantes de logística para conseguir una televisión y la cadena donde daban el mundial. Y tambien los problemas de horarios, ya que los partidos eran en la noche, 12h o 01h aproximadamente. Pero lo importante es que, conseguí seguir todo el campeonato y disfrutar de ser campeones del mundo desde China y brindando con pacharancito, como mandan las tradiciones del torco viajero, jajajja. Os contaré dos anécdotas al respecto, la primera fué que la final la vivimos en un bar de una ciudad sureña grande con un grupo de chinos borrachos y, justo cuando iba a empezar la final, llegó un grupo enorme de holandeses que se instalaron en el bar y allí convivimos civilizadamente para ver el partido todos juntos, en paz y en armonía y con muchos nervios, jaja. Y la otra, es que, para la semifinal coincidió que estábamos visitando las montañas pretibetanas y estuvimos en un templo tibetano donde nos daban la oportunidad de quedarnos a dormir, idea que a mis amigos y compañeros de viaje les encantó, a mí también, siempre y caundo hubiera una tele donde poder ver la semifinal del mundial, asi que, empezó mi odisea para buscar una tele, empezando por intentar mi querida amiga Carmen que el monje tibetano de turno mirara en la tele de su habitación a ver si tenía la cadena donde daban la retransmisión y .... no hubo suerte, continué buscando tele hasta encontrarlo en un hotelito en la montaña donde me quedé solito para ver la semifinal y mis amigos se fueron a vivir la impresionante y única experiencia de dormir en un templo tibetano en las montañanas, lugar increiblemente bello. Imaginaros que situacion mas triste:):):), yo solito en un hotel con mi botellita de pacharán y viendo ganar a españa con el golazo de Puyol.
La eurocopa de éste año ha ocurrido lo mismo, pero con la diferencia de estar ya en dominicana un poco mas rodado. Aquí, con el cambio horario, los partidos eran a la hora de comer. Los primeros partidos los ví en el centro comercial donde trabajaba, acompañado de mi padre y mi amigo Pedro, y con menú especial para la ocasion, langosta al horno en salsa de bechamel y mozzarella. Y las semis y final en Boca chica, en el chiringuito de un amigo, local que se convirtió en sede central de la selección con la bandera de España, y acompañados de una buena paella, embutidos españoles, vino de la ribera y bota de vino, etc... como si estuvieramos en casa, pero desde el caribe. Y para los partidos de liga, o los superclásicos como el de ayer, he tenido que inventar de todo, desde ir a casa de una vecina que se suponía que tenía la cadena donde retransmitían el partido y que luego no dieron, a ver el partido con un amigo merengue en su casa malaguantando el tipo él y yo, pasando por colmados donde daban las imagenes del partido, pero con la bachata y el merengue a tope, pero ayer creo que encontré EL LUGAR, la casa asturiana que ha cambaido de gerencia y los dueños son muy futboleros( del madrid los jodios) y tienen el cable para comprar todos los partidos de España. Ambiente futbolero total como en cualquier bar de españa, merengues y cules mezclados y mucha copichuela, sidriña y ................a fumar a la calle tambien, jjajaj Asi que, resumiendo, me ha tocado ser campeones del mundo en China, y de Europa en Dominicana, y ejerciendo de español y orgulloso de lucir la roja que me regalaron mis amigos antes de venirme a vivir a éstas tierras caribeñas. Que gran acierto de regalo, madre mia!!! Yo soy español, español, español, .........

jueves, 9 de agosto de 2012

Mi última aventura profesinoal en dominicana

Mi experiencia que ha terminado ésta semana, ha durado 5 meses como supervisor en un centro comercial de Santo Domingo y me ha echo conocer la realidad dura y profunda del mundo laboral dominicano.
Los empresarios se aprovechan de ésta realidad del país, amparándose oficialmente en que no se puede hacer más en salarios u horarios laborales. El personal, trabaja todo el dia por un sueldo de 100€ quincenal, o 200€ mensual. No hay tiempo para nada más que trabajar, sacrificando totalmente vida social o familiar, lo que lo hace más cruel es que, cuando llegan los dias de quincena y, en consecuencia, de cobro de salarios, la gente literalmente está sin un peso en el bolsillo, porque tienen que pagar deudas adquiridas durante la quincena, alquiler vivienda, colegios de los niños, préstamos, o vales de compra de alimentos que el propio centro adelanta a los trabajadores. Mis condiciones económicas eran un poco mejor que las de los empleados, pero tampoco eran suficientes para llegar a fin de mes, y lo que es peor, sin posibilidad fisica real de poder hacer otra cosa para aumentar mis ingresos en el mes, razón por la que tomé la decision de vender la pescaderia hace poco menos de un mes.
Seguro que leyendo mis comentarios, pensaréis que tampoco es tan diferente a muchas situaciones que están ocurriendo en nuestro pais, pero yo os aseguro que puedo hablar con conociemiento de causa de las 2 realidades, y ésto es exagerado y razon por la cual, aqui no se hace otra cosa que sobrevivir, sacar para comer y poco mas, y sin posibilidad alguna de mejorar en la vida, pero sí de aportar tu sudor y trabajo para que los ricos sean más ricos. Mi experiencia ha sido dura, pero como todas, enriquecedora para el futuro y, además, he tenido la suerte de ser el responsable durante los 3 ultimos meses de las compras de vegetales, verduras y frutas para el supermercado, lo que me ha dado la oportunidad de conocer profundamente el mercado de abastos mas importante de la capital, al que llegan todos los días las mercancías frescas en camiones de toda la isla, y del que se abastecen todas las grandes cadenas de supermercados de la capital, asi como la mayoria de los colmados o tiendas ultramarinos de los barrios. Y quizás sea, la base de algún nuevo negocito que se está madurando en mi cabezita.

miércoles, 8 de agosto de 2012

La vida del emigrante

Ya voy a cumplir casi 2 años desde que empecé la aventura de venirme a vivir a éste lindo paisito. Siempre hemos oido hablar o conocemos a alguien que se fue al extranjero a buscar una mejor vida. Lo que podiamos intuir es que ese paso no era fácil. Utilizo la expresión intuir porque, ahora ya puedo hablar en primera persona de las sensaciones de un emigrante. Exceptuando los casos de la gente que va con un buen contrato en la mano, y que también tienen sus problemas de adaptación, conseguir asentarte en tu destino del planeta elegido es duro. Yo no lo he logrado todavía completamente, pero mi tesón y confianza en alcanzarlo me dan toda la energia positiva necesaria todos los días para llegar a mi gran meta, objetivo o sueño. Las zancadillas en el camino son inmensas y numerosas, pero hay que saber levantarse rapido y seguir caminando, y yo ya estoy echo un profesional en esa materia.
Muchos de los españoles que conozco por aqui ya son personas que llevan 30 o 40 años asentados, y que dieron el paso en su día porque tenían un familiar que les acogía para empezar, y les servía de padrino o enchufe. Ahora, muchos de ellos tienen pequeñas o grandes fortunas conseguidas a base de mucho sacrificio, pero tambien apoyados por ese padrino que les ayudó en los principios, económicamente o con contactos. Y, tambien a base de sacrificar a mucha gente por sus propios intereses, pero de eso hablaré en otro momento.
Mi caso, como ya conocéis es de los emigrantes sin contrato y sin padrino. Las ultimas noticias del emigrante lamado el torco es que ya he dejado de regentar mi pescaderia de Boca Chica, la cual he vendido a mi ex socio, ya que tenía otro trabajo que me absorvía completamente el tiempo y tuve que tomar la decisión. Pero, al hilo de lo de las zancadillas de la vida del emigrante que comentaba antes, resulta que ahora, 3 semanas despues de esa decisión me he quedado tambien sin el trabajo de encargado en el centro comercial que me tenía totalmente exclavizado y sin tiempo para nada de nada. Ahora, una vez más, comienza una nueva etapa de busqueda de trabajo o proyecto propio, con la gran diferencia con relación al momento que llegué al pais hace 2 años, que ahora ya soy casi dominicano, y a la experiencia adquirida en mi vida en España, hay que añadir los 2 añitos de lucha y experiencias varias por éstos lares, que me hacen afrontar el futuro con incertidumbre obvia, pero con mucho optimismo LLevo desde el lunes sin trabajo ni fuente alguna de ingresos, y mis sensaciones son un poco raras, feliz por ser otra vez libre y tener tiempo para todo, y preocupado por mi incierto futuro profesional.