Páginas vistas en total

sábado, 25 de agosto de 2012

El mercado nuevo

Lo que me motiva verdaderamente de buscar un trabajo o un negocio en éste pais en hacer algo que realmente le dé sentido a estar en el otro lado del mundo y que tenga que ver muy directamente con el lugar dónde estoy y que me dé la oportunidad de conocer el país profundamente. Yo creo que, poco a poco lo estoy consiguiendo, pescaderia en boca chica, trabajar con los haitianos en la zona caliente de la frontera, y ahora, trabajar en el mercado de
abastos mas grande de la capital. De momento, y aprovechando la experiencia que tuve de "hacer las compras" de frutas, vegetales y verduras para el centro comercial en el que trabajaba, y hasta que no salga un proyecto mejor, me dedico a abastecer a un supermercado que, en su dia era proveedor mío de pescados, ya que con el gerente tengo muy buena relación. Ellos me hacen el pedido un par de dias a la semana, yo voy al mercado, compro y se lo llevo al cliente metiendole mi porcentaje de beneficio en mi coche o en una camioneta que me deja un amigo, según como sea de grande el pedido. Es decir, que por trabajar 2 mañanas , 3 o 4 horas cada una de ellas, me deja un beneficio que equivale casi a lo que cobra casi todo el mundo por trabajar toda la semana y todos los dias. Asi que, para empezar no esta mal. El mercado nuevo, que es como se llama el lugar y, que paradójicamente, es bastante viejo y anticuado, tiene mas de 40 años y está preparado para tener unos 600 comerciantes pero en verdad tiene el doble, es todo un mundo a conocer por dentro y, del que viven muchas gentes.
La vida en el mercado comienza a las 4 de la mañana, que es cuando empiezan a llegar los camiones de todos los pueblos y lugares de la isla con las diferentes mercancias, platanos, sacos de pepinos, vegetales, mangos, etc...... Se colocan en sus lugares correspondientes en la zona, previo pago una pequeña cantidad al ayuntamiento y empiezan a negociar con los comerciantes de los puestos del mercado, pero lo curioso es que, conviven los comerciantes de los camiones con los de los puestecitos tranquilamente, sabiendo todos los que vamos a comprar que, el camión, me vende a mí como a los puestecitos que luego me van a vender a mí como cliente final. Ejemplo mas concreto de lo que os cuento, yo le puedo comprar los plátanos a un camión a un precio x la unidad, y otro comerciante situado literalmente al lado, con 300 o 400 platanos en el suelo y que le ha comprado la mercancía al camión, lo vende 1 o 2 pesos más caro, y lo mejor de todo, que venden los 2 comerciantes. Pero ésto puede ocurrir varias veces con el mismo género y en la misma mañana, ya que todo se compra y se vende y revende. Yo me ayudo para hacer mi trabajo en el mercado de un triciculero, que son personas que se dedican a transportar las mercancías del que
compra por las callejuelas del mercado hata salir a los lugares donde aparcamos los coches. Es como si te llevaras el carro de la compra, pero a lo bestia. Yo trabajo casi siempre con el mismo triciculero, y hemos echo un gran equipo los 2, yo voy metiendome por callecitas, buscando mis comerciantes de confianza, negociando y comprando los productos y él se va moviendo con su triciclo por el mercado y recogiendo mis compras. Otras gentes que viven del mercado son los denominados "burros", personas que cargan los sacos o cajas grandes de productos diferentes y te lo transportan hasta donde tu les digas, a cambio de muy poco dinero. La verdad es que, como muchos que me conocéis os podéis imagiar, me encanta ir allí y negociar el precio con los marchantes cada dia del género que me toca comprar, ya que con los productos que trabajo, oscila mucho el precio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario