Páginas vistas en total

viernes, 24 de agosto de 2012

Seguir el futbol fuera de España

Me estoy convirtiendo en un experto en buscarme la vida para poder seguir una de mis pasiones, el fútbol, y en concreto para poder ver los partidos de la selección y del barça fuera de mi casa y de mi país, y con los problemas de horarios o costumbres del lugar donde estoy.
Me pasó con el mundial de Suráfrica 2010, que estábamos visitando China, y fue toda una experiencia ver los partidos de Sivaya (españa en chino) con ellos, y en diferentes lugares del pais y con inconvenientes importantes de logística para conseguir una televisión y la cadena donde daban el mundial. Y tambien los problemas de horarios, ya que los partidos eran en la noche, 12h o 01h aproximadamente. Pero lo importante es que, conseguí seguir todo el campeonato y disfrutar de ser campeones del mundo desde China y brindando con pacharancito, como mandan las tradiciones del torco viajero, jajajja. Os contaré dos anécdotas al respecto, la primera fué que la final la vivimos en un bar de una ciudad sureña grande con un grupo de chinos borrachos y, justo cuando iba a empezar la final, llegó un grupo enorme de holandeses que se instalaron en el bar y allí convivimos civilizadamente para ver el partido todos juntos, en paz y en armonía y con muchos nervios, jaja. Y la otra, es que, para la semifinal coincidió que estábamos visitando las montañas pretibetanas y estuvimos en un templo tibetano donde nos daban la oportunidad de quedarnos a dormir, idea que a mis amigos y compañeros de viaje les encantó, a mí también, siempre y caundo hubiera una tele donde poder ver la semifinal del mundial, asi que, empezó mi odisea para buscar una tele, empezando por intentar mi querida amiga Carmen que el monje tibetano de turno mirara en la tele de su habitación a ver si tenía la cadena donde daban la retransmisión y .... no hubo suerte, continué buscando tele hasta encontrarlo en un hotelito en la montaña donde me quedé solito para ver la semifinal y mis amigos se fueron a vivir la impresionante y única experiencia de dormir en un templo tibetano en las montañanas, lugar increiblemente bello. Imaginaros que situacion mas triste:):):), yo solito en un hotel con mi botellita de pacharán y viendo ganar a españa con el golazo de Puyol.
La eurocopa de éste año ha ocurrido lo mismo, pero con la diferencia de estar ya en dominicana un poco mas rodado. Aquí, con el cambio horario, los partidos eran a la hora de comer. Los primeros partidos los ví en el centro comercial donde trabajaba, acompañado de mi padre y mi amigo Pedro, y con menú especial para la ocasion, langosta al horno en salsa de bechamel y mozzarella. Y las semis y final en Boca chica, en el chiringuito de un amigo, local que se convirtió en sede central de la selección con la bandera de España, y acompañados de una buena paella, embutidos españoles, vino de la ribera y bota de vino, etc... como si estuvieramos en casa, pero desde el caribe. Y para los partidos de liga, o los superclásicos como el de ayer, he tenido que inventar de todo, desde ir a casa de una vecina que se suponía que tenía la cadena donde retransmitían el partido y que luego no dieron, a ver el partido con un amigo merengue en su casa malaguantando el tipo él y yo, pasando por colmados donde daban las imagenes del partido, pero con la bachata y el merengue a tope, pero ayer creo que encontré EL LUGAR, la casa asturiana que ha cambaido de gerencia y los dueños son muy futboleros( del madrid los jodios) y tienen el cable para comprar todos los partidos de España. Ambiente futbolero total como en cualquier bar de españa, merengues y cules mezclados y mucha copichuela, sidriña y ................a fumar a la calle tambien, jjajaj Asi que, resumiendo, me ha tocado ser campeones del mundo en China, y de Europa en Dominicana, y ejerciendo de español y orgulloso de lucir la roja que me regalaron mis amigos antes de venirme a vivir a éstas tierras caribeñas. Que gran acierto de regalo, madre mia!!! Yo soy español, español, español, .........

No hay comentarios:

Publicar un comentario